CAPITULO 9. EL NIETO DE CUPIDO

Hola mi gente hermosa... aca les traemos el capitulo 9  de esta historia que tanto amamos.... lo unico que les puedo adelantar es que la cosa cada vez se esta poniendo mejor... bueno no quiero  quitarles mas tiempo y espero que la disfruten.... 

                                               LOS QUIERO SORA.




Volví a proyectarme dentro de la casa, justo en el momento donde Shane estaba mirando por la ventana con preocupación.
-Esta tormenta no me gusta nada. A este paso el río se saldrá en menos de una hora, inundando la carretera.
-Entonces lo mejor será que me retire. No quiero quedar atrapado en la corriente.

-No creo que sea buena idea que te vaya ahora. – dijo Rose – el río puede ser traicionero.
-La tormenta acaba de comenzar hace poco no creo que la crecida sea tan grande. Voy por Nerón.
-Creo que Nerón debe pasar la noche aquí – dijo Shane – lo puedes pasar a recoger mañana. Él debe tener una noche de sueño completa.
-No creo que dejarlo sea buena idea.
-Insisto.
Evan suspiro como en desacuerdo, pero al final asintió.
-Bien. Regresare cerca del medio día por mi perro.- Evan miro hacia atrás como si tuviera algo más que decir – Ha sido un placer conocerlos.
-El gusto es nuestro.
Evan corrió hasta su auto mientras tanto yo me quede en la casa. Shane estuvo en la puerta hasta que las pequeñas luces traseras se perdieron en la distancia.
-Eres un idiota – dijo Rose
-¿Perdón? – contesto Shane dándose la vuelta para enfrentar a su madre
-No, no te perdono por ser idiota. – Ella suspiro pesadamente como si tuviera al mayor tonto de la historia frente a ella y tuviera que explicarle el dos más dos.- Un hombre guapo, elegante y con futuro y además gay en tu puerta y lo dejas ir. Sí que eres necio. 
-Mama eso nunca iba a funcionar. Yo no estoy hecho para dormir en sabanas de seda.
-¿Quién lo dice?

-Además él no estaba interesado. De seguro tubo ascos todo el tiempo por estar en una granja.
-No te lanzo la taza a la cabeza porque es mi juego favorito. Sí que eres estúpido. ¿Acaso no viste como te miraba?
-Mama es hora de que dejes de buscarme pareja – dijo el algo exasperado – cuando llegue el indicado llegara y punto.
Rose abrió la boca para decir algo más justo cuando el teléfono sonó, ella se fue a contestarlo. Salí de la casa en busca de Chaina, la chica estaba sentada entre los fajos de heno acariciando al dálmata enamorado. El llorisqueaba mientras su mirada vagaba a los campos mojados.
-Él no se podrá ir. Te lo aseguro. – me dijo ella con una sonrisita de lo más preocupante

-Ya se fue.

- No te preocupes. El río ya creció y no podrá cruzarlo.- dijo ella muy satisfecha de sí misma. Mi corazón dejo de latir por un segundo. ¿Qué había echo está loca? Volví a destellar dentro de la casa justo para ver a Shane correr por su impermeable y después a su camioneta Ford 1991 y salir de forma precipitada. Yo me proyecte dentro de la camioneta, pues algo me decía que debía estar con Shane. No entendí nada de lo que Shane decía entre dientes. En unos minutos llegamos a un cruce que estaba inundado. Un llamativo deportivo rojo estaba de lado dentro del agua. Rogué que tuviera seguro o de lo contrario lo pasaría muy mal pagando las reparaciones.

Shane salió de la camioneta corriendo hasta el deportivo sin importar que las gruesas gotas se sintieran como agujas en la piel, al menos para mí.
- Evan - grito a pleno pulmón - ¿Dónde demonios estas?

Shane paro en seco y regreso por una cuerda a la camioneta. La ato un extremo a la defensa y el otro extremo a su cintura. Luego regreso corriendo a la orilla del río.
-Evan – volvió a llamar pero sin respuesta. 
Entonces todo se congelo para mí. Shane se lanzó al río, nadando contra la corriente. Se sumergió unos minutos y luego salió por aire solo para sumergirse otra vez. Así en varias ocasiones hasta que al final salió con Evan inconsciente en sus brazos.
-¿Hice un buen trabajo verdad? – dijo Chaina apareciendo tras de mí.
-¿Estás loca? – le reproche – Casi lo ahogas
Shane acostó a Evans en el suelo y comenzó a comprobar sus signos vitales. Como no respiraba, Shane comenzó a hacerle respiración boca a boca.
-Es tu momento aprovéchalo – dijo Chaina
-¿Qué?
-Clava esa maldita flecha en ellos dos.
-No creo que sea el momento – dije dubitativo.
-Es ahora o nunca. 
Respire y tome mi arco. Cargue la flecha y sin pensarlo mucho dispare. La flecha entro por el hombro derecho de Shane quien estaba sobre Evan e incrustándose en el pecho de este. Una luz cegadora comenzó a emanar de los cuerpos junto al río. Listones de colores danzaban a su alrededor envolviéndolos y mirándose entre sí. Un nudo se formó con todos los listones de luz y cuando estuvo totalmente envuelto alrededor de Shane y Evan, las luces desaparecieron.
-Wow – dijo yo, pues era la primera vez que veía algo así
-Sí que sabes escogerlos – me dijo Chaina – son almas gemelas. Auténticas almas gemelas.
-¿Qué? –pregunte algo confuso.

-Por favor – dijo ella girando los ojos - ya sabes las primeras musas y su amor por sí misma y todo lo demás.

-No. No sé de qué hablas.
-¿Es que tu abuelo no te enseño nada? -Me enseño como ser un humano. Porque hasta hace unos días eso era lo que yo era.
Creo que perdí la paciencia un poquito con esta mocosa.
-Ok – dijo ella en tono conciliador – no me grites que no es mi culpa. – Luego dando un suspiro muy exagerado – las musas que hoy día se les conoce como inspiraciones, al ser creadas fueron seres completos, es decir no necesitaban a nadie para ser felices. El perro de Zeus se encapricho con Muriel, una de ellas. Pero Muriel solo se quería a sí misma. Zeus en un ataque de furia ordeno que todas las musas fueran divididas a la mitad, una mitad se queda en el Olimpo y otra viene a la tierra a sufrir sus pecados. Pero algunas veces la parte que queda en el olimpo se escapa a la tierra y cuando se encuentran los dos seres, se convierten en uno. Tu mi amigo, acabas de unir una.
Mire algo embobado a la pareja mientras Shane seguía haciéndole respiración boca a boca a Evan. Vi como el pecho de Evan se elevó al momento en que sus pulmones comenzaron a funcionar por si solos. -Con un poco menos de aire y seria el beso perfecto. – susurro Evan.
-Ya tendremos tiempo para eso – dijo Shane con una sonrisa.
-Eso espero.
-¿Puedes caminar?

-Eso creo.
-Ven te ayudo – Shane se puso de pie ayudando a Evan a levantarse Ambos caminaron hasta la camioneta. Chaina sonreía como si ella fuera la persona más sabia del mundo.
-Bueno Cupidito – me dijo – debes estar feliz, uniste a tu pareja. No me des las gracias por la ayuda

. Y sin más desapareció ante mis ojos. No lo podía creer, todos tenían ese don menos yo. Suspire más que nada fastidiado por estar empapado bajo la lluvia y me imagine en la casita que el abuelo me regalo en la Atlántida y en el caliente hombre que me estaba esperando allá.
Cerré los ojos para imaginarme con Theron, recordando su boca en la mía y como me había estremecido yo ante su toque. Algo dentro de mí se agito. Lo siguiente que supe fue que el aire marino llenaba mis fosas nasales y la humedad no se cernía a mí. Abrí los ojos sobresaltado al encontrarme de pie frente a la casita soñada. Mire hacia todas partes en busca de testigos de mi mágica aparición pero no había nadie. Corrí al interior en busca de la pócima que tenía que tomar. Una vez el tome corrí cuesta abajo hacia Theron.  

Entonces recordé que vestía unos jeans y una camiseta, mi ropa llamaría demasiado la atención. Entre en la casa una vez más y busque hasta encontrar pantalones de cuero y una camisa de algún material suave. También encontré una especie de botas y todo me quedaba más o menos bien. Bueno los pantalones algo ajustados. Me parecía a Kevin Sorbo en la serie Hércules, claro que no tan caliente como él. Una vez con mi nueva indumentaria y una bolsa con monedas, corrí al pueblo. No me tomo mucho llegar. Entre en la Casa de Bernarda y camine a la barra. Escanee el lugar con mis ojos en busca de mi sexy Theron pero no estaba. Espere y espere, pero Theron no llego. Puse un dracma sobre la barra y camine hacia la salida. No podía creer que Theron no llegara. Una parte de mi estaba triste y decepcionada y la otra solo me decía que esperara más tiempo. Salí de allí, y comencé vagar por el bazar. 
Llegue al puesto del herrero donde tenían en exhibición una gran variedad de espadas y dagas. Un par de dagas me llamaron la atención. Eran de unas 10 pulgadas de largo con una empuñadura muy ornamentada. Tenía una talla en el metal de unos amantes. La hoja era curva como una serpiente en movimiento, una piedra roja en forma de lágrima adornaba la base de la hoja. Eran hermosas.  
- ¿Le gustan?- me pregunto el herrero
-Sí, mucho

-10 dracmas
Ladea mi cabeza tratando de recordar si era mucho dinero. Sinceramente no tenía ni idea. Volví a mirar las dagas, valían cada dracma por su ornamentaría.  

-No las llevamos – dijo una voz detrás de mi haciendo que todo mi ser temblara. 
-Theron – dije con la voz entrecortada.

-Mi hermoso Max – Theron paso sus nudillos por mi mejilla. Mi piel hormigueaba donde el tocaba.
-Pensé que me habías olvidado – dije y me maldije por parecer tan necesitado
-Nunca mi pequeño. Solo se me hizo tarde.
Theron saco las 10 monedas y se las entregó al herrero. El hombre nos entregó las dos dagas envueltas en piel. Theron tomo mi mano y caminamos hasta la casa de Bernarda. Yo realmente no quería estar ahí. - -¿No hay otro lugar donde podamos ir?
El me miro expectante, luego sonrió.
-Sí. Déjame comprar algo para cometer y vamos a la playa.
Espere afuera de la taberna. Theron salió unos minutos después con paquete en las manos. Caminamos hacia las afueras del pueblo. Una media hora diría yo hasta que llegamos a la playa. Nos acomodamos bajo una sombra. Theron abrió el paquete y saco ese deliciosos queso que tanto me gusto la vez anterior, uvas, manzanas, alcaparras y trozos de carne seca que no sabía a qué animal pertenecían. También saco dos vasos de barro y una botella.

-¿Qué es? – pregunte mientras en mi mente rogaba que no fuera aguamiel.
-Es vino dulce – me dijo.
Theron sirvió un poco del vino en ambos vasos y me pasó uno. En verdad ere dulce. Nunca había probado nada parecido. No es que yo fuera gran bebedor ni nada por el estilo, pero este vino era exquisito.
-¿Te gusta? – me pregunto Theron y parecía nerviosos en la espera de mi respuesta.
-Este delicioso.
Theron sonrió asiendo que mi estómago se hiciera un nudo. Este hombre me afectaba más allá de lo que ningún otro lo hizo. Me hacía sentir y desear cosas que nunca pensé. Por un momento me imagine viviendo aquí permanentemente con Theron.
Theron me acomodo entre sus piernas con mi espalda recostada en su pecho. Theron me alimentaba con las uvas y pedazos de queso y carne. No hablamos, las palabras no hacían falta. Nos entendíamos sin falta de ellas. Así pasamos el rato, hasta que ya no quedaba ni comida ni vino. Me recosté satisfecho y feliz y por primera vez cómodo. 
-¿Estas contento? – me pregunto
-Si – dije yo mientras giraba mi cabeza para verlo.
Theron me sonrió. Sus ojos brillaban con algo que no reconocí, o no quise reconocer aun un estoy seguro. Algo se adueñó de mí y acerque mi boca a la suya, hasta que estuvieron tan cerca que casi se tocan. Yo saque mi lengua para probar sus labios. Theron vio mis intenciones y respondió a mi beso. El calor de su boca me quemaba como las braza de un volcán. Theron poco a poco me volteo hasta ponerme bajo el. Y díganme loco pero me encantaba estar así. Theron dejo mi boca y comenzó a besar mi cuello dando pequeños mordiscos que hacían que mi piel se erizara. Theron tomo mi pierna poniéndola sobre su cadera haciendo que nuestro penes se frotaran, pude sentir como pequeños golpes de energía subían por mi columna. El coloco sus manos bajo mi camisa acariciándome tiernamente. 
Theron levantó su rostro y volvió a besar mis labios de la manera más suave y gentil, como si yo fuera su bien más preciado.
-Quiero hacerte el amor – susurro a mi oído.
-Si- dije temblando sin saber si de miedo o de excitación.

Comentarios

  1. AWWWW esto esta cada vez mas interesante jiji muchas gracias por el capitulo esperare con ansias el proximo

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias por el capitulo estoy deseando ver que pasa.Besosss

    ResponderEliminar
  3. Gracias por el capitulo estoy deseando saber como sigue pofi seguirla en cuanto podais estoy completamente enganchada a esta fantastica historia

    ResponderEliminar
  4. Lo sigo diciendo "me encanta la historia"

    ResponderEliminar
  5. No se si amarlos u odiarlos!! D: me dejaron en la mejor parte :(
    por favor :3 actualicen pronto!
    me encanto mucho.
    saludos y besos!

    ResponderEliminar
  6. No Cool me encanto solo espero saber más a de la pareja d Shane y Evan gracias por el capitulo

    ResponderEliminar
  7. wow va muy bien y el trabajo me trae muy atareada pero me encanta como van las historias y me doy mis escapadas :)...besos

    ResponderEliminar
  8. Wooow!! Este capitulo estuvo muy emocionante. Entre el rescate de Evan y el reencuentro en la Atlantida, me dejaron en un suspenso trmendo. Por favor actualicen pronto.

    ResponderEliminar
  9. Gracias por el capitulo! recién hoy lo acabo de leer. y por suerte ya esta el otro capitulo!!!!
    _000000___00000_
    00000000_0000000__
    0000000000000000
    _00000000000000_
    ___00000000000___
    ______00000______
    ________0________

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

Regalo

Préambulo a nuestro próximo libro.

¡Estamos vivas!!!